A propósito del caso “Juana Rivas”

Durante prácticamente todo el verano, y aún hoy, se han sucedido noticias, espacios de televisión, artículos de opinión, tertulias, etc… con ocasión de este tema: el caso de Juana Rivas.

Ha suscitado opiniones en todos los sentidos, y de un extremo al otro, se han dado protestas bajo el lema de “Juana está en mi casa”; se ha tildado de discriminatorio y sexista el hecho de defender que una madre pueda ocultar a sus hijos cuando si fuera el padre quien adoptara esa opción no existiría defensa alguna; en resumen se ha puesto en tela de juicio la Justicia con mayúsculas en el territorio nacional.

Al menos la prudencia exige valorar también la opción de que nadie debe tomarse la justicia por su mano, y que ésta debe ser igual para todos.

En relación a los delitos que se han atribuido a los progenitores, destacamos a continuación los más comentados: maltrato o violencia de género (regulado en los siguientes artículos: 153.1, 147.1 (en virtud de lo previsto en el art. 148.4), 171.4, 172.2 y 173 del Código penal), delito de sustracción de menores (previsto en el artículo 225 bis del código penal) y delito de desobediencia a la autoridad (definido en el artículo 550 del código penal).

Sin entrar a valorar los pormenores del asunto, ni pretender asistir de razón a ninguno de los dos progenitores, en gran medida porque solo ellos conocen los detalles de su historia, lo cierto es que existen dos menores y que su interés debiera ser el que prevalezca entre tanto caos.

A juicio de los tribunales, al menos por el momento, los menores deben residir en Italia en compañía de su padre, posibilitándose la opción de una custodia compartida en el país vecino. Guste o no, el caso ha sido analizado en profundidad en varias instancias judiciales e incluso parece que en juzgados de ambos países, adoptándose en todos ellos la conclusión de que el padre es apto para cuidar y proteger a los menores, por lo que el resto de comentarios o análisis sólo pueden entenderse como opiniones.

María González de Zárate – Área Jurídica BK Consulting ETL Global