Dudas ante un ERTE

Desde que se declaró el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo, muchas empresas se han visto obligadas a ejercer medidas laborales como el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas ajenas al empresario.

Ante las dudas que se están suscitando al respecto durante el período en que un trabajador está en ERTE, nos gustaría aclarar lo siguiente:

1. Se mantiene el vínculo contractual empresa-trabajador, pero se suspende temporalmente por causa de fuerza mayor. Al trabajador no se le da de baja en la empresa.

2. Es obligatorio reincorporar al trabajador al mismo puesto de trabajo, una vez las causas legales hayan cesado.

3. La fecha de antigüedad se mantiene.

4. Durante el periodo de suspensión no se genera derecho a vacaciones. Por tanto, las vacaciones anuales se verán reducidas en función de los días de suspensión/reducción.

5. Mientras dura el ERTE de suspensión no se devengan pagas extras. Se reducirán proporcionalmente al tiempo de ERTE y jornada reducida en su caso.

6. La Tesorería General de la Seguridad Social, en caso de fuerza mayor de menos de 50 trabajadores exonerará a la empresa del abono de la aportación empresarial mientras dure el período de suspensión de contratos o reducción de jornada autorizado. Dicha exoneración no tendrá efectos para la persona trabajadora, manteniéndose la consideración de dicho período como efectivamente cotizado a todos los efectos. Por tanto, si el trabajador ha estado el mes entero en ERTE, aunque la empresa no tenga que abonar la nómina, este periodo sí que se considera efectivamente cotizado y en la parte inferior del documento de nómina que os enviaremos estará reflejada la Base de Cotización del mes que realmente será considerada a efectos de cotización en vida laboral.

Por todo ello, durante esta situación persiste la obligación del empresario de entregar la nómina al trabajador para que disponga de sus bases de cotización efectivas. Recordamos que no entregar puntualmente al trabajador el recibo de salarios puede constituir la comisión de una infracción por parte del empresario sancionable con una multa (Arts. 6 y 40 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social).